¿Cómo puede un negocio de ropa gestionar su espacio para aumentar las ventas?

La distribución y disposición de la ropa será crucial a la hora de promover su venta, y en el caso de las tiendas de ropa, cualquier detalle puede afectar a las ventas y a la rentabilidad de su negocio. Tenemos que cambiar la ropa de los expositores cada dos semanas, pero no podemos hacerlo al azar. 

Podremos reordenar nuestro expositor y potenciar las ventas en función del mobiliario, la superficie disponible y la ropa que queramos promocionar. Para conseguirlo, vamos a examinar algunas estrategias de venta que puede utilizar en su pequeño negocio, así como los tres componentes esenciales de la tienda. Tome nota. 


Distribución del espacio en la tienda de ropa 

Más allá del escaparate, el cliente ve primero el umbral y la entrada de la tienda. Es un espacio que hay que mantener limpio y que puede oscilar entre los primeros 150 centímetros y los 5 metros, según el tamaño del negocio. 

Esto no impide tener nada expuesto allí, pero restringiremos el número de expositores de ropa para evitar la congestión en la entrada de la tienda. El comprador debe sentirse a gusto en la tienda y poder ver todo lo que ofrecemos.

El lado en el que la gente se fija enseguida 

Es probable que la ropa expuesta en el lado derecho de la tienda sea lo primero en lo que las personas se fijen. Los expertos señalan que, tras cruzar el umbral, la gran mayoría de los consumidores se dirigen a la derecha, por lo que puede utilizar el lado derecho de la entrada para exponer las novedades, los artículos más vendidos, los artículos de temporada o los artículos que más le interesa vender. Aproveche el potencial de la pared y sus ventas se verán beneficiadas.

Un elemento crucial del recorrido es su formato

El cliente debe seguir el recorrido a través de la tienda, además de ver lo que hay en el lado derecho, lo cual tiene sentido. A continuación, determinaremos el recorrido en función de cómo se haya distribuido la ropa, y para ello tenemos varios formatos: 

  • El diseño en cuadrícula es perfecto para las tiendas más grandes. 
  • El diseño en bucle se centra en un pasillo central de gran tamaño donde se exponen las prendas más importantes y otras más pequeñas alrededor. 
  • El diseño libre flexible, que evita la rectitud y aprovecha los maniquíes o los muebles de las esquinas, es más adecuado para las tiendas de ropa más pequeñas.

¿Cómo debe organizarse la ropa en una tienda? 

Además de la distribución de la tienda, existen otros métodos para organizar la ropa y aumentar las ventas: 

  • Lo primero que hay que entender es que cuanto más visibilidad tenga la ropa expuesta, más probabilidades de éxito tendrá. En este sentido, es práctico utilizar las ventajas que proporcionan los maniquíes y las estanterías portátiles a la hora de redistribuir la ropa en nuestra tienda, y ofrecer al cliente algunos accesorios además de la ropa. 
  • Los colores se mezclarán de forma inteligente y acertada, lo que constituye otro componente importante. Cuando compramos una colección de ropa, ésta viene en las tonalidades de la temporada actual, y cuando colgamos la ropa en la tienda, debemos combinar las tonalidades y la ropa de forma que resulte atractiva para los clientes. Una buena estrategia para ello es apostar por tres colores diferentes y jugar con ellos combinándolos, aprovechando todas las posibilidades que ofrecen.
  • También hay que tener en cuenta la cantidad total de prendas que se piensa colocar en cada percha, porque la sobrecarga no es una opción. Los clientes se cansan de ver los estantes de ropa amontonados, y también podría jugar en su contra al hacer menos visibles algunas mercancías.